Las modalidades y fórmulas que existen para redactar un testamento

22 septiembre, 2021
Comparte

Nuestro patrimonio cuenta con varios bienes que debemos conocer, ya sea para hacer la declaración de la renta o para preparar nuestro testamento. En esta época de coronavirus muchos nos hemos planteado revisar este trámite para dejarlo todo preparado para facilitar, al máximo, este momento a nuestros seres queridos. Desde Caja Rural Central, además, ayudamos a nuestros clientes a planificar la sucesión de forma eficiente.

El INE define que, entre enero y mayo de 2021 se han producido 85.186 transmisiones de la propiedad de viviendas por herencias en España, una media de 564 al día, la cifra más alta desde el año 2007. El aumento de la mortalidad ha sido una de las causas, por lo que debemos aprender a redactar nuestra herencia en las mejores condiciones.

Hoy queremos enseñarte qué factores debes tener en cuenta para hacerlo bien, además de los tipos de testamento que puedes encontrarte en nuestro país. De la misma forma que tenemos en cuenta decisiones de futuro, como la posibilidad de contratar un plan de pensiones, es importante que tengamos claro el objetivo por el que vamos a redactar el documento antes siquiera de empezarlo.

Empieza a redactar un testamento: estas son las modalidades

Cuando preparas tu herencia, es importante que entiendas que no solo se heredan inmuebles, sino que también se pueden traspasar bienes, derechos u obligaciones al heredero o legatario. Dos tercios del caudal hereditario (tercio de legítima y tercio de mejora) van por ley a los familiares más directos, que se conocen como herederos forzosos, mientras que el último tercio es de libre disposición y lo decide el difunto.

Entre los tipos de testamento más comunes se encuentra el testamento abierto, una fórmula que requiere de una firma ante el notario. El testador se reúne con él, lee en voz alta todo el texto para confirmar su voluntad y, además de identificar el testador o la firma, se espera la llegada de dos testigos en algunas de estas tres circunstancias: cuando el testador es incapaz de poner su firma en el testamento, cuando es ciego o no puede leerlo y cuando lo solicitan el testador o el notario.

Eso sí, no te preocupes porque a veces no es necesario que participe un notario en el proceso. El Código Civil permite que sea otra persona la que obtenga esta potestad, cuando existe un riesgo inminente de fallecimiento, con la firma de cinco testigos idóneos, o en caso de epidemia, ante tres testigos mayores de 16 años. Es importante que respetes los tiempos, y que tengas en cuenta que si transcurren dos meses desde que el testador sale del peligro de muerte el testamento será considerado ineficaz. Lo mismo sucederá si se ha producido el fin de la epidemia o si muere dentro de esos dos meses o no acude al notario en los tres siguientes.

¿Conoces el testamento cerrado? La segunda modalidad deja en suspenso la decisión del firmante, que deja escrito un papel que entregará en sobre ante el notario. Este no se lo desvelará a los familiares hasta que llegue el momento, lo que implica que el redactor tampoco podrá contar con asistencia legal autorizada para escribirlo. En definitiva, el testamento cerrado se debe considerar cuando queramos salvaguardar nuestra confidencialidad, mientras que recurrir al abierto y depositarlo ante notario es una forma de ir sobre seguro.

En tercer lugar se encuentra el testamento ológrafo, una fórmula en la que el número de intermediarios disminuye. En este caso, el escritor lo redacta por su cuenta a mano e indica el día, mes y año en que se redacta, con la gran desventaja de que el proceso necesita ser legalizado y protocolizado a priori por un juez, lo que puede llevar al incumplimiento de los procesos legales y a un gran proceso legal para los herederos, que les permita comprobar la autenticidad del documento.

Otros modelos que entran en categorías diferentes son el militar, que corresponde a militares en campaña, voluntarios, prisioneros y empleados del ejército, que podrán otorgar el documento escrito ante un oficial con un rango militar de al menos capitán; el de trabajadores del mar, que harán lo mismo delante del capital de la embarcación y el especial, que redactará aquel que está regido por las normas del extranjero.

Antes de elegir la modalidad que más se adecúa a tu situación, es conveniente que busques información específica sobre cada una de ellas, de forma que puedas redactar tu testamento en las mejores condiciones. Esto te asegurará que la transición de bienes se produce sin ningún inconveniente, y que todos disfrutáis de un proceso ameno que no se encuentra legalizado en exceso.

Si eres cliente de Caja Rural Central puedes solicitar asesoramiento especializado en tu oficina de CRC. De esta forma, tendrás la posibilidad de recibir la asistencia que necesitas para tramitar y gestionar el proceso de forma eficiente, así como para preparar la herencia que en un futuro recibirán sus familiares por su parte.

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias
Si quieres estar al día suscríbete a nuestro boletín de noticias.
Suscríbete
También te puede interesar
¿Es el momento de exportar? Descubre cinco empresas que han triunfado en el extranjero

Estas cinco empresas españolas han conseguido exportar un modelo de negocio exitoso a otros países. Descubre cómo lo han conseguido y cómo podemos ayudarte a seguir su ejemplo.

16 diciembre, 2020
Comunicado de Caja Rural Central en relación con la declaración de Estado de Alarma

CRC ha adoptado una serie de medidas enfocadas a prevenir en lo posible el riesgo de contagio y a reducir la afectación de este virus a la sociedad.

16 marzo, 2020
Resiliencia y defensa: la nueva Estrategia europea contra el cibercrimen

La nueva Estrategia europea para luchar contra el cibercrimen pretende dotar a los Estados miembro de herramientas para proteger a sus ciudadanos en internet. Te contamos en qué consiste y cómo se implementará en el futuro

17 febrero, 2021